Los productos de madera  tratados a presión ofrecen un servicio muy fiable durante décadas, aún en los climas más extremos. El Pino Amarillo del Sur es la especie preferida cuando se requiere un tratamiento de presión con productos protectores de la madera. La estructura celular única del pino amarillo del sur permite una penetración profunda y uniforme de los productos protectores, con lo que queda inutilizado como alimento para hongos, termitas y microorganismos.

Entre los usos más comunes en exteriores de la madera tratada con protectores,  se incluyen:

  • Paseos marítimos
  • Puertos deportivos y embarcaderos
  • Revestimientos
  • Parques infantiles
  • Puentes
  • Tarimas para exteriores

Los productos de madera estructural suelen comercializarse y recomendarse para un uso final que depende de las combinaciones de especies, estando los valores de diseño asignados según especie. Es posible aplicar factores de ajuste a la madera estructural con el fin de calcular el rendimiento de las piezas de distintos tamaños en su uso final. Los resultados son publicados por distintas instituciones públicas de los países de destino. American Softwoods cumple con las normativas BS 5268 Pt 2: 1996 y EN 1912 “Madera estructural – Clasificación de la resistencia”.

 

Guía de clasificación de usos

Para el uso en exteriores es importante especificar la clase adecuada de uso de la madera  y el nivel de retención de conservantes apropiado para evitar que se pudra y desintegre. En nivel de protección necesario depende del uso final que se vaya a dar a la madera. Por ejemplo, la madera empleada para los perímetros de piscinas requerirá un nivel de tratamiento de conservación muy superior al de las vigas de una planta baja al interior.

Clases de uso

Clases de uso

Con el fin de seleccionar la madera con el nivel más adecuado de tratamiento, ésta se clasifica en cuatro clases de uso en función de su aplicación final.

Clase de uso 1:

Situaciones en las que la madera o el producto de madera están a cubierto, totalmente protegidos de las inclemencias del tiempo y sin exposición a la humedad.

Clase de uso 2:

Situaciones en las que la madera o el producto a base de madera están a cubierto, totalmente protegidos de las inclemencias del tiempo, pero expuestos a una humedad ambiental elevada que puede provocar que se mojen ocasionalmente.

Clase de uso 3:

Situaciones en las que la madera o el producto a base de madera no están a cubierto y no se encuentran en contacto con el suelo. Pueden estar protegidos de las inclemencias del tiempo o expuestos de forma continuada a ellas, pero se mojan con frecuencia.

Clase de uso 4:

Situaciones en las que la madera o el producto a base de madera están en contacto con el suelo o agua , con lo que se ven permanentemente expuestos a la humedad.